Logo AMEC
Noticias
Los supermercados recurren a la micro-logística ante el aumento de las compras online
6 de julio de 2020

La automatización aplicada al sector minorista de alimentación está abriendo un nicho de mercado con gran potencial para el sector de la maquinaria de envase y embalaje.

 

El boom del e-commerce en alimentación

La compra y recogida desde casa hace tiempo que dejó de ser una tendencia para convertirse en algo cada vez más habitual, excepto en el sector de la alimentación y bebidas, donde los clientes prefieren ver, tocar y seleccionar ellos mismos los productos en el supermercado, pese a las molestias de tener que desplazarse, buscar entre las estanterías, hacer cola para pagar y cargar con las compras.

 

Cuando la COVID-19 vino a trastocar nuestra normalidad, el miedo al contagio, las dificultades originadas por las medidas de control y el teletrabajo modificaron los pesos de la balanza para muchas personas, que decidieron hacer la compra online por primera vez.

 

Previamente a expansión de la pandemia, las ventas desde internet sólo representaban un 3,5% de las ventas de alimentos y bebidas en Estados Unidos. En estos momentos, los pedidos online ya alcanzan el 9% y se prevé que alcancen el 12% a finales de 2020, cuando los mejores pronósticos lo situaban en 2025.

 

Soluciones parciales para salir del paso

De una u otra forma, muchos supermercados ya ofrecían a sus clientes la posibilidad de encargar la compra desde casa y/o recibirla a domicilio. No obstante, de un día para otro, la crisis del coronavirus les obligó a afrontar un incremento en el volumen de pedidos y entregas de alimentos, manteniendo los mismos estándares de calidad, precio y tiempo (crítico para los productos perecederos).

 

Para lograr este reto y no perder clientes, muchos supermercados tuvieron que asumir tareas que antes hacían los clientes, lo que les obligó a enviar empleados a través de los pasillos para recoger los pedidos (reduciendo en ocasiones las existencias en la tienda), en detrimento del servicio ofrecido a los clientes que continuaban acudiendo al establecimiento.

 

Dado que invertir en grandes centros logísticos de distribución centralizados y automatizados no es sostenible ni rentable para la mayoría de minoristas, algunos supermercados habían externalizado esta parte del servicio, con el riesgo asociado de perder el control sobre la experiencia ofrecida y no poder retener los datos críticos del cliente.

 

No obstante, la solución a los retos del e-commerce aplicado al sector minorista ya existía antes de la crisis de la COVID-19. Se llama micro-logística, o micro-fulfillment como se conoce en inglés, y ahora ha llegado el momento de su expansión.

 

Automatización y proximidad a pequeña escala

En el ámbito del sector minorista, la micro-logística consiste en la instalación de centros a pequeña escala, ubicados en los propios supermercados o pequeños almacenes urbanos próximos al cliente, que utilizan sistemas automatizados para llevar a cabo todo el proceso de almacenamiento, compra y entrega de los pedidos con mayor eficiencia.

 

La micro-logística puede ser utilizada por cualquier sector, incluyendo supermercados, ropa, electrónica, repuestos para automóviles, suministros industriales y grandes almacenes. En Estados Unidos, muchos supermercados se han asociado con empresas de robótica y casi todos los principales supermercados están buscando automatizar su actividad.

 

La clave del sistema se basa en la correcta combinación de inteligencia artificial, robótica y el factor humano. En primer lugar, se requiere un programa avanzado que almacene los datos del cliente y que conecte en tiempo real la tienda online con el almacén, con información sobre si un artículo está en stock.

 

Después de que un cliente hace un pedido, éste es procesado por el sistema. A continuación, las mercancías se cargan en contenedores utilizando tecnología de automatización y se entregan a estaciones donde los especialistas de la tienda seleccionan y empaquetan los artículos para su recogida o envío. En el caso de la alimentación, estos almacenes deben procesar productos que requieren diferentes temperaturas de conservación antes de su entrega, por lo que cuentan con espacios adaptados.

 

¿Cuáles son sus ventajas?

Algunas de las ventajas de las soluciones de micro-logística ya las hemos ido viendo:

  • Aproximación al cliente: se mantiene el control de la experiencia de compra y retiene los datos críticos de los clientes.
  • Menores costos en comparación con un gran centro de distribución, al aprovechar la propia red de tiendas y ser de menor tamaño. El costo se sitúa entre 3 y 4 millones de dólares.
  • Minimiza la dependencia de terceros proveedores.
  • Menor tiempo de instalación en comparación con centros de mayor tamaño: aproximadamente 6 meses.
  • Espacios pequeños: ocupan unos 3.000 metros cuadrados, por lo que se pueden instalar en la parte trasera de los centros o en instalaciones urbanas próximas.
  • Acelera las entregas: los equipos robóticos completan el proceso de selección más rápido que el llenado manual, llegando a procesar hasta 4.000 pedidos a la semana.
  • Necesita poco personal: sólo requiere una docena de trabajadores para funcionar.

 

La micro-logística completa la tienda, no la substituye

Pese a todas sus ventajas, la automatización y digitalización no es un substituto a la experiencia de compra en el supermercado.

 

En primer lugar, porque los consumidores no estamos dispuestos a pagar más por la flexibilidad que ofrece la compra online ni aceptamos un servicio de menor calidad o con retrasos. Nuestras expectativas en cuanto a precio, comodidad y velocidad no disminuirán. Más bien, es probable que aumenten. En segundo lugar, porque pese al menor coste de inversión respecto a otras soluciones, gestionar todo el proceso, desde la compra online hasta la entrega en casa del consumidor tiene un coste añadido que no es rentable para muchos supermercados.

 

Entre la compra tradicional en la tienda y la automatización total, la micro-logística permite adaptar diferentes soluciones. En algunos casos, realizaremos nuestra compra online y la recogeremos posteriormente en la tienda (buy online, pickup in-store). En otros casos, iremos al supermercado para seleccionar nosotros mismos los productos, pero dejaremos en manos del sistema el paso por caja y entrega.

 

Esta flexibilidad que permite combinar lo mejor del mundo físico y el digital puede ser convertirse en la gran baza del sector minorista ante los gigantes de la venta online como Amazon. Esto exigirá dar el salto definitivo hacia la digitalización y la robótica y, al mismo tiempo, sobresalir en la experiencia (vista, tacto, olor, temperatura y los aspectos relacionales) que ofrece la tienda.

 

¿Qué empresas están desarrollando la micro-logística?

Estas son algunas de las principales compañías tecnológicas que ofrecen soluciones de micro-logística para el sector minorista, integrando todos los aspectos, desde el software hasta la automartización:

 

TAKEOFF TECHNOLOGIES, INC.

 

 

DEMATIC GROUP LTD

 

 

GET FABRIC LTD

 

 

ALERT INNOVATION, INC.

 

 

KNAPP AG (asociados con Takeoff)

 

 


 

Susana Gonzalez Ruiz

Observatorio amec

sgonzalez@amec.es

 

© 2020 amec | Gran Via de les Corts Catalanes 684, Pral. 08010 Barcelona
  • BforPlanet.jpg
  • TheGlobalCompact.jpg
  • ITMA.jpg
  • Exportarparacrecer.jpg
  • icca.jpg
  • UNE.jpg