Logo AMEC
Noticias
La propiedad industrial: fuente de ingresos para las pyme
12 de noviembre de 2019

Si entendemos la innovación como un proceso que se inicia con la concepción de una idea y termina con el lanzamiento de un nuevo producto o servicio, comprendemos que uno de los principales objetivos de una empresa es gestionar la cadena de valor de la innovación mejor que sus competidores.



El sistema de Derechos de Propiedad Industrial (DPI) desempeña un papel fundamental a la hora de ayudar a las empresas a obtener y preservar una ventaja competitiva basada en sus innovaciones. Aún más cuando un DPI otorga a su titular el derecho a explotar en exclusiva y/o a prohibir a terceros el uso no autorizado de los activos intangibles protegidos, que pueden ser invenciones, signos distintivos, diseños industriales y variedades vegetales, entre otros. Véase:



En aras de determinar una estrategia de protección adecuada se debe tener especialmente en cuenta la naturaleza del activo intangible, su potencial comercial, el tipo de competencia y las posibilidades que tendrían las empresas competidoras de fabricar o desarrollar de manera independiente el producto o servicio en el que se incorpora el activo.

Al hilo de la tabla reproducida arriba, mencionar que existen estrategias de protección y registro nacionales, comunitarias o regionales e internacionales que se complementan y funcionan paralelamente.

Actualmente es frecuente implementar estrategias de registro dobles o incluso triples, por ejemplo, los casos de empresas que usan la marca para proteger su cuota de mercado después del vencimiento de una patente, modelo de utilidad o diseño industrial.



Por otro lado, pueden presentarse conflictos debido a una falta de una protección eficaz, como pueden ser:

    • La competencia use sus activos intangibles.

 

    • Infrinja derechos de terceros.

 

    • No pueda licenciar o ceder sus activos intangibles o activarlos contablemente.

 

    • Sea inviable gravar los activos intangibles e imposibilidad de poderlos usar, entre otras cosas, como instrumentos de garantía de préstamos o créditos.

 

    • Sea inviable obtener compensaciones por daños y perjuicios causados por infracciones de propiedad industrial.



Finalmente, hay que tener en cuenta que los DPI ofrecen varias posibilidades a sus titulares para lograr el éxito de una innovación mediante su explotación indirecta, por ejemplo, la cesión (venta), concesión de licencias (exclusivas o no) o establecer acuerdos de distribución y alianzas que favorezcan la comercialización del activo concreto.

Por último, existen subvenciones para el fomento del registro de propiedad industrial así como incentivos fiscales aplicables en materia de transferencia de tecnología (patentes, modelos de utilidad, diseños industriales y know-how), en particular destacar la figura del PATENT BOX que consiste, a los efectos del impuesto de sociedades, en un 60% de reducción de la base imponible procedente de las rentas positivas resultantes de la cesión de patentes, modelos de utilidad, certificados complementario de protección, diseños industriales o software avanzados registrados.

En conclusión, los DPI pueden -y deben- convertirse en una fuente fiable de ingresos adicionales para las pyme cuyo objetivo debe focalizarse en generar el máximo retorno de la creación de monopolios sobre activos intangibles.

 

Xavier Martí
Abogado
ip@enforcer.biz – 933.182.440
partner amec

Galería de imágenes

  • propiedad-industrial
  • IPInforcer-1
© 2020 amec | Gran Via de les Corts Catalanes 684, Pral. 08010 Barcelona
  • BforPlanet.jpg
  • TheGlobalCompact.jpg
  • ITMA.jpg
  • Exportarparacrecer.jpg
  • icca.jpg
  • UNE.jpg