Logo AMEC
Noticias
El crowdlending: una nueva forma de financiar a las empresas exportadoras
19 de octubre de 2015
Las empresas pequeñas y medianas de nuestro país tienen prácticamente una única fuente de financiación ajena: el crédito bancario. La dependencia bancaria de las pymes españolas es inusualmente elevada en relación a los países más avanzados de Europa, por no mencionar a los países anglosajones, que gozan de numerosas alternativas no bancarias para financiar su actividad. Mientras en España estas fuentes no bancarias apenas llegan al 10% de la financiación de las pymes, en Francia o Alemania se acercan al 50% y en Reino Unido o Estados Unidos superan el 70%.

La dependencia bancaria se apunta, además, como una de las causas por las que la crisis en nuestro país ha sido más grave que en el resto de Europa, y por ello la Unión Europea ha presionado especialmente para que desde el Gobierno español se promueva de forma activa nuevos instrumentos de financiación para las pymes.

Una de las consecuencias de esta presión ha sido la elaboración de la nueva Ley de Fomento de la Financiación Empresarial, que entre otras medidas ha regulado una de las fuentes de financiación alternativa a la banca que más está emergiendo en los últimos años: el llamado en España crowdlending, conocido en otros países como peer-to-peer lending o marketplace lending. Dichos términos recogen el uso de plataformas online, que la nueva Ley denomina Plataformas de Financiación Participativa, y donde solicitantes de crédito (habitualmente pymes) son financiados mediante inversores de cualquier tipo.

El volumen que están transaccionando estas plataformas de crowdlending es todavía reducido en comparación con los volúmenes de crédito de la banca, pero está creciendo a un ritmo notable en todo el mundo, y desde hace un par de años también en nuestro país, de la mano de iniciativas como LoanBook, entre otras.

El funcionamiento de LoanBook es muy sencillo: las empresas solicitan un crédito con el importe y plazo que desean, y proporcionan la documentación necesaria para poder evaluar dicho crédito y otorgarle en solo 48 horas una calificación o rating. La agilidad del proceso es un elemento diferencial respecto de los plazos mucho más dilatados de la banca.

El crédito se pone en el marketplace de la plataforma para que los inversores decidan si invierten, mediante un proceso de subasta competitiva que pretende encontrar un precio justo y transparente. A veces se consigue completar la financiación en escasas horas, a veces puede tardar un par de semanas. La formalización del contrato de préstamo se realiza entre LoanBook y la empresa en un proceso muy sencillo y ágil, e inmediatamente se transfieren los fondos de los inversores hacia la cuenta bancaria que la empresa haya indicado.

Para cualquier empresa, pero en especial para aquellas que exportan de forma regular, el crowdlending debería constituir una fuente adicional de financiación al lado de las líneas de comercio exterior que ofrecen sus entidades financieras habituales, por diversas razones:

  • Los bancos aceptan financiar operaciones de exportación, pero siempre exigen la documentación asociada a dichas operaciones para poder realizarla. Ello conlleva trámites administrativos para la empresa y una serie de costes bancarios por la gestión de estos documentos. En el crowdlending, en cambio, el préstamo para financiar una operación exportadora no lleva consigo la obligación de preparar esta documentación asociada.

  • Con frecuencia los bancos solo financian una exportación ya realizada, pero no los gastos necesarios para la fabricación del pedido a exportar (la llamada pre-financiación de exportación). Con el crowdlending ello es posible de forma sencilla y ágil.

  • El crowdlending permite financiar cualquier necesidad de circulante, sin las compensaciones que los bancos exigen para rentabilizar el otorgamiento de un crédito. La venta cruzada de productos (seguros, depósitos, etc), costes explícitos (comisiones por gestión documental o por cambio de divisa) o más ocultos (diferenciales en el tipo de cambio, uso de fechas de valoración), y la obligación de canalizar el negocio del propietario por el mismo banco, son prácticas habituales que encarecen el coste de la financiación bancaria respecto al coste transparente del crowdlending.


 

Eloi Noya
Director de Crédito y Riesgo
LoanBook


 

Galería de imágenes

  • banner2
© 2020 amec | Gran Via de les Corts Catalanes 684, Pral. 08010 Barcelona
  • BforPlanet.jpg
  • TheGlobalCompact.jpg
  • ITMA.jpg
  • Exportarparacrecer.jpg
  • icca.jpg
  • UNE.jpg