Logo AMEC
Noticias
Entrevista al embajador de España en Lima: “Perú es una apuesta a largo plazo y con vocación de permanencia”
28 de febrero de 2020

amec ha entrevistado esta semana al embajador de España en Lima (Perú), Ernesto Zulueta Habsburgo-Lorena, aprovechando su estancia en Barcelona, invitado por el CEI Internatonal Afairs, la Escuela Diplomática de Barcelona. Perú es uno de los países más estables y con mejor evolución en América Latina. Con una tasa de desempleo de sólo el 6,7%, el FMI ha previsto para 2019 un crecimiento del 2,6% y del 3,6% en 2020.

-Perú parece ser en estos momentos una excepción en un entorno convulso en Latinoamérica. ¿Podemos decir que es uno de los países más estables?

En un periodo de ciertas turbulencias en la región como el actual, el Perú sigue siendo atractivo por su  solidez, estabilidad económica y sus garantías jurídicas. Eso no va a cambiar. Se trata de un país que siempre ha estado muy abierto al libre comercio, y forma parte de la Alianza del Pacífico con México, Chile, Ecuador y Colombia.

-Perú alerta sobre el “peligro” de la normalización de la crisis en Venezuela. ¿Afectan igualmente a su mercado las turbulencias del entorno?

Sí que le afectan, pero no tanto por la relación del Perú con estos países, sino porque la incertidumbre que generan sí que inciden sobre su comercio hacia otros mercados esenciales como es EEUU, y Europa. Aún así, la economía peruana ha mostrado gran solidez, y en realidad está más condicionada por los mismos factores que afectan a la economía mundial y a otros países que por su entorno más próximo.

-El FMI ha rebajado la proyección de crecimiento del 3,5% al 2,6% para 2019, pero estima que alcance el 3,6% en 2020. ¿Por qué esta rápida inflexión?

Ha habido una desaceleración en 2019 debido al bajo precio de las materias primas y a una falta de inversión pública en infraestructuras que ha hecho que se resienta la inversión privada. Sin embargo, el crecimiento del Perú ha sido el más alto de los países de la región. Los planes de Gobierno en los próximos años se han reflejado en el Programa Macroeconómico Plurianual 2020-23, que calcula que el crecimiento se va a acelerar y será de entre el 4,4-5% del PIB. La economía del Perú es dinámica y tiene buenas perspectivas para recuperarse.

-¿En qué pone énfasis el nuevo programa macroeconómico?

En la necesidad de recuperar y establecer un plan de competitividad para los próximos años y  hasta 2030. El programa incluye 84 medidas específicas para reactivar la economía y dotarla de las herramientas necesarias para el crecimiento sostenible. Para ello se prevé crear las infraestructuras necesarias, capacitar a las PYME locales para salir a los mercados... La industria peruana va a necesitar de los conocimientos que la industria española le puede aportar.

-¿Qué oportunidades presenta Perú para las empresas industriales españolas?

El Perú presenta múltiples oportunidades en distintos sectores y ámbitos. España es el principal país inversor y tenemos presencia tradicional fundamentalmente en infraestructuras, gas, petróleo y telecomunicaciones. Sigue siendo un país con una gran deficiencia en su conectividad interior, por lo que hay mucho que hacer en infraestructuras. También es un país con poca capacidad de innovación, y aquí es donde las empresas españolas pueden aportar mucho valor. Dadas las capacidades de la industria española y su gran adaptación, podemos aportar un valor añadido muy importante en todos los ámbitos, no sólo en algunos.

-Desde amec hemos detectado efectivamente el interés de la industria peruana por la innovación de la española. En el marco de ITMA Barcelona en 2019 y en colaboración con la Cámara de Comercio de Lima, presentamos a las empresas peruanas las nuevas propuestas de las empresas españolas de maquinaria textil, que recibieron con grandísimo interés. ¿Hay mucho que explorar en esta línea?

Si bien en el Perú hasta ahora Italia ha sido el país de referencia en textil, actualmente ya es bien sabido que la industria textil española es puntera tanto por su tecnología como en toda la cadena de distribución. Es un buen ejemplo de cómo las empresas españolas con una mayor apuesta por la I+D+i pueden dirigirse al Perú para dar respuestas a las necesidades de este mercado.

-¿Se apuesta entonces en Perú de forma específica por la innovación de la tecnología industrial?

Efectivamente. En estos momentos, la industria peruana está buscando la excelencia y la tecnificación, y el Gobierno peruano está trabajando en este sentido. La innovación tecnológica en materia industrial es una de las grandes apuestas de desarrollo. El Gobierno español está trabajando para aprovecharlo también, poniendo a disposición de la industria española nuestras oficinas en Perú.

-¿Se trabaja en algunos sectores específicos?

Además de la tecnología en las fábricas, en Perú en estos momentos hay otra línea abierta, la de equipar a las ciudades para que sean limpias e inteligentes. Perú concentra buena parte de su población en Lima, donde hay distintas municipalidades dentro de la ciudad que funcionan como ayuntamientos, y que están apostando por las ciudades inteligentes, así como por las redes de saneamiento, la evacuación de residuos… El Perú es país candidato a ser miembro de la OCDE, por lo que quiere modernizarse. Se centra con ello también en cumplir con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenibles.

-El Observatorio de amec elabora cada año el Informe de Barreras, que muestra dónde  las empresas de la asociación han encontrado dificultades para operar en los distintos mercados. El informe indica que en Perú encuentran dificultades en las contrataciones públicas, ya que es obligatorio que las empresas españolas se registren cada año en el Registro Nacional de Proveedores.

Las dificultades del mercado peruano tienen que ver con una excesiva burocratización. La empresa que quiere establecerse debe ir de la mano del socio local, conocer muy bien las leyes, los distintos permisos, trabajar con ese rigor burocrático que es siempre muy complejo y que es una traba para aquella empresa que quiere establecerse. Para las pequeñas y medianas empresas es más complicado que para las grandes. La Cámara de Comercio española en el Perú realizó hace dos años un estudio sobre el impacto de establecerse en el país, y entre las dificultades que había estaba la excesiva burocratización y el aspecto cultural.

-¿Compartir el idioma no es en este caso un aspecto positivo?

Aunque compartamos el idioma, existen percepciones, maneras de actuar y tiempos que son distintos  y conducen a ciertas incomprensiones a la hora de buscar resultados. Además, en el Perú la estructura es muy vertical e impide tomar decisiones a nivel horizontal, por lo que hay mucha lentitud a la hora de tomar una decisión. Siempre hay que llegar al jefe máximo para que las cosas sucedan, y eso resta dinamismo. Nuestras empresas en España están acostumbradas a ritmos más efectivos.

-En febrero han dimitido cuatro ministros del ejecutivo de Martín Vizcarra por el caso de corrupción de la constructora brasilera Odebrecht, que pagó comisiones muy elevadas a políticos y funcionarios.

En Perú ha habido el gran problema de la corrupción provocado por la empresa brasileña Odebrecht. El resultado ha sido la creación de una nueva cultura de lucha contra la corrupción, y la voluntad de establecer unas instituciones más fuertes y transparentes y creíbles para el conjunto de la ciudadanía. Uno de los problemas que tiene reconocido Perú es la debilidad de sus instituciones y una rotación constante de altos cargos en la administración. Esos altos cargos afectan el rendimiento en el día a día pero no los grandes planes macroeconómicos, que se mantienen en el tiempo porque han sido planes aprobados y cerrados.

-¿Pese a las dificultades para establecerse, Perú sigue siendo una buena elección para las empresas españolas, también las pymes?

Se trata de un país importante y un mercado que España conoce bien. Hemos apostado por Perú desde 1990. Conocemos lo bueno y lo malo. Al igual que Perú forma la Alianza del Pacífico con México, Chile, Ecuador y Colombia, las empresas peruanas ven a España con gran interés, también porque es la puerta natural a Europa y África. Sin duda, el Perú es una apuesta estratégica a largo plazo y con vocación de permanencia. No tanto para el corto plazo. Es un mercado atractivo como país, con buena proyección económica.

Galería de imágenes

  • entrevista-amec-embajador-españa-lima-3
© 2020 amec | Gran Via de les Corts Catalanes 684, Pral. 08010 Barcelona
  • BforPlanet.jpg
  • TheGlobalCompact.jpg
  • ITMA.jpg
  • Exportarparacrecer.jpg
  • icca.jpg
  • UNE.jpg