Logo AMEC
Noticias
El mundo en 2020: 10 temas que marcarán la agenda global
5 de marzo de 2020

 Esta semana he asistido a la sesión que organizan el CIDOB y el Círculo de Economía para exponer los temas relevantes a tener en cuenta en 2020. Del encuentro se extrae que nos encontramos en un entorno en el que hay grandes cambios y elementos que provocan gran incertidumbre, una gran desorientación y una desincronía de las respuestas por parte de las autoridades.

Las incertidumbres individuales generan miedo, lo que conlleva políticas proteccionistas, cierre de fronteras, una política industrial dirigida o políticas macroeconómicas que llevan a la inestabilidad. Asimismo, vivimos en una época de burbujas informativas, en la que sólo recibimos información de gente y medios afines a nuestra ideología, lo que radicaliza las posiciones. Hay países y territorios que están mejor "equipados" que otros para afrontar los retos. Es importante la capacidad anticipatoria, y contar con sistemas que puedan tener en cuenta la diversidad de sensibilidades.

Sin duda, ya desde un inicio se advirtió que el coronavirus lo está tapando todo. Sin embargo, tal y como expusieron en una interesantísima sesión los investigadores del CIDOB Pol Morillas, Carme Colomina y Eduard Soler, y de CaixaBank Research, Oriol Aspachs, hay unas tendencias de fondo que hay que seguir este año. Son diez:

 

  1. Este año se celebran los 75 años de Naciones Unidas. Si bien las organizaciones mundiales se encuentran en crisis, se hablará mucho de la organización y de los aspectos que promueve, como los ODS.
  2. También se volverá a hablar de la política euromediterránea en noviembre. Será cuando se cumple el 25 aniversario del Proceso de Barcelona, el proyecto de cooperación regional que proponía políticas para el desarrollo económico y la promoción de la democracia y los derechos humanos de los países de la cuenca mediterránea.
  3. El mismo mes se celebrarán las elecciones en Estados Unidos. Habrá que ver las propuestas del candidato demócrata, la afectación a políticas medioambientales y sociales, y ver cuál es la reacción de Trump en los EEUU y en el exterior. Todo ello en un momento en que Irán va ganando peso en el escenario macro.
  4. Habrá que ver también si sigue la cohesión de los países europeos ante una negociación del Brexit dura y que se irá tensionando hacia el mes de junio. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que si no hay prórroga y la salida es finalmente dura, puede impactar en un 3% del PIB británico. 
  5. En el terreno comercial, pese a una pequeña tregua las tensiones de fondo siguen entre China y Estados Unidos, y probablemente habrá una nueva escalada. Los modelos econométricos basados en el impacto de los aranceles estiman que, en función de cómo evolucione esta relación, la guerra comercial puede hacer variar un 0,4% el PIB mundial. No obstante, las expectativas irracionales producidas por el factor miedo pueden amplificar este efecto.



En la Unión Europea, los elementos más relevantes son:

    1. La apuesta por la transición digital y la transición verde.
    2. El debate sobre el papel geopolítico de Europa, cuando Francia apuesta por aproximarse a Rusia y Alemania por hacerlo a China. Por el momento, el Reino Unido sigue siendo relevante para consensuar la política exterior europea. Habrá que ver además cómo quedan las relaciones transatlánticas después de las elecciones norteamericanas. 
    3. África se constituye este año en el continente donde Europa quiere extender su influencia. América Latina se releva casi irrelevante para Europa, con una agenda política complicada, y que será parte del terreno de juego del conflicto China-EEUU. 
    4. En la transición digital, Europa tiene que definir su propio modelo sobre los datos. Entre el sistema de privatización de Silicon Valley y de control autoritario de China, su objetivo es hacer una clara apuesta por un Mercado Único de Datos, especialmente relacionado con la gestión de datos industriales. Sin embargo, eso es complicado, ya que sólo el 4% de los datos europeos están en servidores del continente.
    5. Otro tema primordial es el del presupuesto de Europa, insuficiente para ser un actor relevante ni hacer políticas de impacto. Para poder incrementarlo y sustituir lo perdido por la salida del Reino Unido, no se contemplan aportaciones adicionales de los estados, sino una nueva fiscalidad.



 Además de los diez puntos que marcarán la agenda global, existen  otros temas importantes a tener en cuenta:

    • El rol de las ciudades como nuevos actores globales, en un escenario en el que el poder cambia de manos, se difumina, y ningún actor (empresas, estados, ONGs, etc.) es el que realmente controla el poder.

 

    • El riesgo de colapso de Sudáfrica y Turquía. Ésta última está jugando un papel de "chantaje" a Europa, siendo consciente de la interdependencia que existe con el continente.

 

    • Los principales problemas, que son la digitalización, la desigualdad y el medio ambiente, son de carácter global. Por ello, es imprescindible adaptar las instituciones globales (Naciones Unidas, la OMC, el Banco Mundial, la UE, etc), si bien parece que no haya interés por parte de ningún líder mundial.


A corto plazo tendemos a ver sólo los problemas, pero a largo plazo hay tendencias esperanzadoras, como la revisión hacia un capitalismo más consciente e inclusivo, los movimientos feministas, o la progresiva eliminación de la pobreza.

 

 

Diego Guri. Subdirector de amec

Galería de imágenes

  • post-diego-guri
  • diego-guri
© 2020 amec | Gran Via de les Corts Catalanes 684, Pral. 08010 Barcelona
  • BforPlanet.jpg
  • TheGlobalCompact.jpg
  • ITMA.jpg
  • Exportarparacrecer.jpg
  • icca.jpg
  • UNE.jpg