Logo AMEC
Artículos de expertos
Digitalización y trazabilidad: la nueva era del transporte marítimo
2 de junio de 2020

 

yolanda-calvo-jvc.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Yolanda Calvo.

Business Development Manager en JCV

 

La digitalización se ha convertido en una prioridad

 

Esta crisis y la imposición del teletrabajo en muchos países del mundo nos ha permitido constatar la importancia y la necesidad de la digitalización, no tanto para crear una ventaja competitiva sino para mantener la posición actual que cada empresa tenga en su sector, hecho que acelerará los procesos de automatización en las empresas que hasta ahora se habían quedado atrás. Una parte importante de esta digitalización impactará directamente la cadena de suministro.

 

La cadena de valor se va a volver digital, siendo imprescindible la colaboración de los principales proveedores para que toda la información que los diferentes actores de la cadena logística ofrecían de manera independiente e inconexa, ahora quede integrada de manera segura mediante tecnología Blockchain, dotando a los clientes de información para la mejor toma de decisiones y de herramientas para tener el control total de sus envíos. Sirva como ejemplo los pasos que se están dando en digitalizar los documentos oficiales de un transporte marítimo como el e-BL o, como consecuencia del coronavirus, la emisión de EUR-1 electrónicos. En definitiva, se valorarán todas aquellas herramientas que ayuden a ganar tiempo y agilidad en la gestión del día a día, y que permitan consolidar las relaciones con los clientes aportando valor a la venta de un producto.

 

Con la digitalización de las ventas, aparecen nuevos tipos de cliente con más libertad y capacidad para decidir el qué, el cuándo, el cómo y el dónde llevar a cabo la una compra.
 

Con unos mercados cada vez más competitivos y fronteras más difuminadas, ser un fabricante ya no es tan simple como “hacer productos”. La industria en su conjunto se encuentra en medio de una transformación de “servitización” a medida que los fabricantes incorporan en el campo de los servicios, un espacio que tradicionalmente estaba reservado para proveedores de servicios especializados.

 

En este nuevo contexto, hemos de pensar en nuevas formas de aportar valor a los productos más allá del producto en sí, aportando servicios como valor diferencial. Una de ellas puede ser por ejemplo el transporte marítimo internacional, algo que hasta ahora era visto como una commodity o un generador de incidencias en la relación comercial.

 

En un mundo cada vez más digitalizado y conectado, llama la atención la desinformación y falta de trazabilidad que ofrece el transporte marítimo (medio empleado por 9 de cada 10 mercancías que se tienen que mover de un punto a otro). Los retrasos se consideran en muchos casos un "mal menor" y también es habitual que sean los receptores quienes avisen de incidencias durante un trayecto marítimo, lo que genera problemas de desabastecimiento en destino y deterioro de relaciones entre cliente y proveedor.

 

Dar una solución a esta realidad es posible gracias a herramientas que integran toda la información que los diferentes actores de la cadena logística ofrecían de manera independiente e inconexa para tener el control total de los embarques (desde la recogida hasta la entrega en el lugar convenido), ayudar en el día a día y servir para ganar y fidelizar clientes.

 

La diferenciación a la hora de vender no va a estar solo en las características de un producto puesto en condiciones FCA. La posibilidad de ofrecer trazabilidad y geolocalización en tiempo real desde que la mercancía sale de las instalaciones del vendedor hasta que llega a las del comprador, recibir alertas con cambios en la llegada a destino, estancias medias en puertos de transbordo incorporando elementos de machine learning y Big Data aplicados al transporte marítimo para prever y anticipar incidencias, son ya una realidad.

 

En todos estos cambios de digitalización y automatización de procesos, no hemos de olvidar el factor clave: LAS PERSONAS. Las empresas digitalizadas que quieren seguir aportando VALOR, tienen un alto compromiso y confianza en las personas, que ofrecen de forma personalizada y profesional soluciones en entornos colaborativos, poniendo foco en sus clientes, el principal activo de una empresa junto con las personas que la integran.

Yolanda Calvo. Business Development Manager en JCV
© 2020 amec | Gran Via de les Corts Catalanes 684, Pral. 08010 Barcelona
  • BforPlanet.jpg
  • TheGlobalCompact.jpg
  • ITMA.jpg
  • Exportarparacrecer.jpg
  • icca.jpg
  • UNE.jpg