Logo AMEC
Noticias
La incertidumbre rebaja las perspectivas de recuperación
13 de abril de 2022

La guerra en Ucrania añade incertidumbre justo en el momento en el que los inversores incrementaban su confianza en la recuperación económica.

 

Inversión internacional

La recuperación de los flujos de inversión internacionales en 2021 puede volverse un espejismo ante la encrucijada geopolítica actual y su impacto en la economía mundial. Esta es la conclusión del Informe Kearney FDI Confidence Index 2022.

 

La recuperación de la Inversión Extranjera Directa (IED) en el mundo durante 2021 ha estado marcada por altos niveles de liquidez y disponibilidad de capital en los mercados financieros, apoyados en bajos tipos de interés, y animada por las favorables valoraciones de las empresas más golpeadas durante la pandemia, que aumentaron las operaciones de fusiones y adquisiciones (M&A).

 

La UNCTAD constata que la confianza de los inversores fue especialmente fuerte en los sectores de las infraestructuras en 2021, un área que probablemente experimentará más ganancias en el próximo año. Además del paquete de 1,2 billones de dólares aprobado en Estados Unidos, hay indicios de una creciente inversión en infraestructuras en otras partes del mundo.

 

No obstante, dos meses después de estas previsiones de la UNCTAD y tras el inicio de la guerra en Ucrania, las perspectivas sobre evolución de los flujos inversores a corto y medio plazo varían radicalmente. Éstas se ven gravemente afectadas por la subida de los precios de las materias primas y de las tensiones geopolíticas.

 

La inflación se ha visto impulsada en parte por la continua demanda de productos básicos, en el marco de la recuperación económica COVID. Una economía mundial en rápido crecimiento tiende a provocar una mayor demanda de materias primas y un aumento de sus precios.

En un entorno marcado por la incertidumbre, las preferencias de los inversores se dirigen a los mercados desarrollados. Esto se refleja en el Top 10 del ra nking de Kearney, liderado un año más por los Estados Unidos.

 

2022 FDI Confidence Index

  • 1. Estados Unidos
  • 2. Alemania
  • 3. Canadá
  • 4. Japón
  • 5. Reino Unido
  • 6. Francia
  • 7. Italia
  • 8. España
  • 9. Suiza
  • 10. China

 

Inversión extranjera en España

España recibió 28.785 millones de euros de inversión productiva bruta en 2021, elevando un 17,7% los niveles de 2020. Las desinversiones también mostraron un mejor comportamiento que el año precedente, descendiendo un 33,6%. Así, las inversiones productivas netas ascendieron en 2021 un 66,5%, hasta los 21.313 millones.

 

Los principales sectores receptores de IED en 2021 fueron la construcción (21,5% del total), suministro de energía eléctrica (20,2%) y la industria manufacturera con un incremento del +18,1% respecto a 2020. También destacan las inversiones habidas en la industria alimentaria.

La IED en el Sector Industrial ganó cuota sobre el total en 2021 (35%), más que duplicando sus registros del año previo, gracias en parte a la operación del fondo australiano IFM sobre Naturgy y a las de EQT en Solarpack y Orix sobre Elawan. No obstante, el peso de la industria ha ido reduciéndose progresivamente, desde el máximo obtenido en la década 2002-2011 (38,3%).

 

Comercio mundial y cadenas de valor

Por su parte, el FMI ha publicado las perspectivas de abril para la economía mundial, donde se repasan los posibles efectos de la pandemia sobre la configuración de las cadenas de valor.

 

Según el FMI, los efectos indirectos negativos fueron de corta duración y disminuyeron a lo largo de las diferentes oleadas de la pandemia, lo que sugiere la adaptabilidad y la resistencia de las cadenas de valor mundiales.

 

En vista de la resistencia general del comercio mundial y de las cadenas de valor durante la pandemia, políticas como la deslocalización son probablemente erróneas. En su lugar, la resistencia de la cadena de suministro a las perturbaciones y cambios se construye mejor mediante el aumento de la diversificación de las fuentes nacionales y una mayor sustituibilidad en el abastecimiento de inputs (un cambio más fácil de los suministros de inputs entre los países).

 

Aumentar la resistencia de la cadena de suministro es importante para hacer frente a otros tipos de crisis, como la guerra en Ucrania, los ciberataques y los fenómenos meteorológicos extremos relacionados con el cambio climático.

 

Si bien, gran parte del trabajo de creación de resiliencia debe ser asumido por las empresas, los gobiernos aún pueden desempeñar un papel útil llenando los vacíos de información en las cadenas de suministro, invirtiendo en el comercio y la infraestructura digital, reduciendo los costos comerciales y minimizando la incertidumbre política.

 


 

Mar Balmes Puig

Observatorio amec

 

© 2022 amec | Gran Via de les Corts Catalanes 684, Pral. 08010 Barcelona
  • BforPlanet.jpg
  • TheGlobalCompact.jpg
  • ITMA.jpg
  • Exportarparacrecer.jpg
  • icca.jpg
  • UNE.jpg
  • Segell Agents internacionalització compacte.png
  • Logo ACCIÓ integrat vertical CAT 004.png