Logo AMEC
Noticias
¿Cómo nos afectará el Mecanismo de Ajuste en Frontera de Carbono?
19 de diciembre de 2022

En esta nota se resumen los aspectos clave que ya se conocen sobre la regulación sobre el impuesto de emisiones de la UE, conocido como Mecanismo de Ajuste en Frontera de Carbono.

 

La UE tenía intención de implantar este mecanismo el 1 de enero de 2023, pero se ha prorrogado su entrada en vigor a junio de 2023. Aún hay mucha incertidumbre, ya que se trata de un impuesto sobre el que todavía no hay ni orden ministerial que lo regule ni el reglamento de desarrollo de la ley.

 

Contexto de la norma

La UE tiene el objetivo de reducir las emisiones de CO2, Óxido Nitroso y Perfluirocarburos. Para ello, se han ido imponiendo en los últimos años una serie de impuestos sobre los fabricantes cuya actividad implica estas emisiones.

 

No obstante, para evitar pagar estos impuestos, algunas empresas han externalizado la fabricación a terceros países (conocido como “fuga de carbono”). La UE se percató de esta práctica y ha trabajado en un borrador que intente fomentar el uso de tecnologías más eficientes en cuanto a emisiones y que imponga un impuesto a la importación de productos fabricados en países donde no se regulan las emisiones, denominado Mecanismo de Ajuste Fronterizo de Carbono (CBAM, por sus siglas en inglés).

 

Aún no está publicado el reglamento y actualmente se está trabajando con borradores. La entrada en vigor del mecanismo, por temas que aún se discuten en el Parlamento, se ha postpuesto a junio de 2023. Una vez en vigor la regulación, se ha establecido un periodo transitorio de 3 años (de 2023 a 2026) para la entrada en aplicación (en 2027).

 

Productos sujetos al impuesto

En una primera fase, afectará a 5 grupos de productos: carbón, hierro y acero, aluminio, producción de energía eléctrica y fertilizantes.

 

En el Anexo I del reglamento contiene las partidas arancelarias que van a estar sujetas a este mecanismo. De manera resumida, las partidas afectadas son las siguientes:

  • Cemento: 25.23
  • Electricidad: 27.16
  • Abonos: 28.08 - 28.14 - 28.34 - 31.02 - 31.05 (excepto 31.05.60)
  • Hierro y acero: 72 (excepto 72.02 y 72.04) - 73.01 - 73.02 - 73.03 - 73.04 - 73.05 - 73.06 - 73.07 - 73.08 - 73.09 - 73.10 - 73.11
  • Aluminio: 76.01 - 76.03 - 76.04 - 76.05 - 76.06 - 76.07 - 76.08 - 76.09

No obstante, el Consejo Europeo ha anunciado que va a aplicarse a más productos, especialmente plásticos y productos químicos.

 

Para comprobar si este reglamento nos afecta, las empresas tendrán que revisar si las partidas por las que importan o utilizan para fabricar sus productos aparecen en el anexo.

 

Exenciones

La importación de estos productos estará exenta del pago del impuesto en tres casos:

  • Para envíos inferiores a 150€.
  • Cuando el productor de fuera de la UE puede demostrar que ya ha pagado en su país un precio por el carbono utilizado en la producción de los bienes que importamos, para que el importador de la UE se pueda deducir íntegramente el coste. Actualmente, hay países que ya aplican esta norma de descarbonización, de manera que, si ya han pagado en ese país, no habrá que volver a pagar en la UE. Por ello, la empresa europea tendrá que preguntar al productor de la mercancía si ha pagado y si lo puede acreditar con un certificado emitido por empresa certificadora del país de origen.
  • Cuando el producto sea originario de un país con reconocimiento mutuo, es decir, con una normativa sobre reducciones emisiones equiparable al de la UE (países EFTA y Suiza). Canadá, Japón y UK han manifestado su intención de implementar medidas equivalentes. De este modo, el origen no preferencial de las mercancías va a tener mucha importancia y se tendrá que justificar.

 

Requerimientos para el declarante

Todo esto va a requerir de una de ciertas precauciones y documentación, como contactar con el proveedor, acreditar el origen real no preferencial, saber si el productor ha pagado por estas emisiones en el país de origen y acreditarlo.

 

A nivel operativo, las empresas cuyo producto esté dentro del ámbito de aplicación del reglamento van a tener que implementar una serie de aspectos previamente a la importación:

  • La importación sólo se podrá realizar a través de un declarante autorizado (inscrito en el registro de operadores): puede ser el propio importador o un intermediario (que haga las importaciones en nombre del importador). Al declarante se le van a generar una serie obligaciones de registro, información y conservación de documentación. En el DUA se tendrá que incluir la autorización del declarante autorizado.
  • Las empresas fabricantes de terceros países que cumplen con los requisitos tendrán que registrarse en un registro de operadores que la UE habilitará. También se efectuarán verificaciones de las instalaciones del fabricante por verificadores autorizados nombrados por la UE. Por ello, tendremos que saber si el fabricante y la instalación están en este registro. Necesitaremos el anexo V para certificar que está en el registro.

 

Compra de certificados CBAM

Este impuesto no se va a liquidar en el momento de presentar el DUA, sino que va a funcionar a través de compras de certificados CBAM previos a la importación.

 

Las empresas que tengan conocimiento de que el producto que van a comprar efectúa una serie de emisiones tendrán que pagar por esas emisiones. Esas emisiones se van a convertir en certificados y el declarante autorizado comprará esos certificados antes de efectuar la importación.

 

Los certificados se comprarán a la autoridad nacional competente (en el caso español, el Ministerio de transición ecológica), durante todo el año en que se efectúan las importaciones, y tendrán que ser suficientes para cubrir el coste de las emisiones que generan los productos.

 

El fabricante, por tanto, tendrá que facilitar el nivel de emisión de los productos. El precio de los certificados se calculará en función del precio medio semanal de la subasta de los derechos de emisión.

 

Este sistema de precios hará necesario que los declarantes tengan un mínimo de conocimientos sobre cómo está el coste de CO2 emitido, ya que el precio de los certificados variará cada semana.

 

La aduana verificará que el declarante tenga certificados suficientes para importar. Para ello, a más tardar el 31 de mayo de cada año, el declarante deberá presentar una declaración al Ministerio donde se informe de la cantidad de bienes importados el año anterior y las emisiones implícitas en los mismos. El Ministerio comprobará que estas emisiones están amparadas en los certificados CBAM que ha comprado. En el caso de ser insuficientes para lo que se ha importado, será sancionado.

 

Los declarantes llevarán unos registros de información para calcular las emisiones implícitas y estarán obligados a conservarlos durante 4 años, tanto los registros como los documentos que se les envíen para acreditar todos estos registros.

 

La norma también establece que los certificados CBAM tendrán una validez de 2 años. En el caso de que se hayan comprado más de lo que se ha necesitado, pasados estos 2 años, el declarante los podrá revender el excedente de certificados a la Comisión Europea y/o Autoridades competentes, que los recomprarán en un 30%.

 

Los 3 años de transitoriedad antes de la aplicación de la norma servirán para que las empresas puedan calcular el volumen de certificados CBAM que van a necesitar.

 

Para hacer este cálculo, el proveedor deberá informar al importador sobre el porcentaje de emisiones de los productos. Ese porcentaje se tendrá que ir controlando y sumando para saber cuántos certificados CBAM hay que comprar. Así, en 2026 empezará comprando, como mínimo, lo que ya se ha importado y haciendo una previsión en función de cómo avanza el año.

 

Registro de las emisiones

Para ello, será necesario llevar unos registros informáticos de estas emisiones, que posteriormente se volcarán en una declaración que, como máximo el 31 de mayo, deberá facilitarse a la administración competente para que revise que la empresa ha cumplido con la normativa.

 

Los datos que se tendrán que incorporar en los registros son de dos tipos:

  • Identificación del declarante: nombre y código.
  • Datos en relación de las emisiones implícitas en las mercancías importadas:
    • Identificación de las instalaciones donde se produjeron las mercancías (tienen que estar en un registro).
    • Información de contacto del operador de la instalación.
    • Informe de emisiones verificadas, incluidos los datos relativos a las emisiones implícitas de cada tipo de mercancía (anexo V).
    • Emisiones implícitas específicas de las mercancías.

 

Recursos

Propuesta de REGLAMENTO DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO por el que se establece un Mecanismo de Ajuste en Frontera por Carbono

https://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/?uri=celex%3A52021PC0564

 

Próximamente

Durante el primer trimestre de 2023, amec organizará un segundo webinar sobre el Mecanismo para actualizar la información e incorporar las novedades que la Comisión Europea haya publicado.

 

Más información

Raquel Pous

Servicio de Asesoramiento

Unidad de Conocimiento y Prospectiva

rpous@amec.es

 

 

© 2022 amec | Gran Via de les Corts Catalanes 684, Pral. 08010 Barcelona
  • BforPlanet.jpg
  • TheGlobalCompact.jpg
  • ITMA.jpg
  • Exportarparacrecer.jpg
  • icca.jpg
  • UNE.jpg
  • Segell Agents internacionalització compacte.png
  • Logo ACCIÓ integrat vertical CAT 004.png