Logo AMEC
Noticias
Adaptabilidad: ser resilientes ante la incertidumbre
2 de diciembre de 2022

De los 5 factores de competitividad, la adaptabilidad es posiblemente el más transversal de todos y el más crítico para las empresas en el momento actual. ¿Pero sabemos realmente cómo ser empresas más adaptables?

 

 

Cuando intentamos reaccionar a cada interrupción por separado en un contexto de continuas disrupciones donde, antes de habernos podido recuperar de una crisis, la siguiente ya está llamando a la puerta, el agotamiento está asegurado.

 

El reto de las empresas no debe ser simplemente sobrevivir, sino prosperar con y a pesar de las crisis. Debemos acostumbrarnos a ver la disrupción como una oportunidad de crecimiento y no como una limitación, ya que ser pasivos no es una opción. La disrupción en un mercado puede ser devastadora, pero también puede prometer enormes oportunidades para aquellos los suficientemente ágiles como para aprovechar este nuevo entorno.

Para ello, necesitamos nuevos enfoques que nos permitan desarrollar resiliencia, es decir, la capacidad de hacer frente a los obstáculos y adaptarnos para así convertirlos en oportunidades de crecimiento.

 

Por un lado, debemos evitar que la gestión de las emergencias actuales no nos permita anticipar y prepararnos para situaciones futuras, posiblemente más duras. Si esperamos a que lleguen los problemas para actuar, lo más probable es que acabe siendo demasiado tarde para responder. Por ello, es esencial estar atentos para detectar cualquier señal de alerta temprana sobre posibles cambios del entorno.

 

En este sentido, es esencial planificar mediante escenarios en lugar de hacer pronósticos, revisándolos y ajustándolos de manera regular a través de la definición y seguimiento de factores críticos de incertidumbre. Navegar en la complejidad requiere desarrollar una perspectiva no sólo sobre los escenarios más plausibles, sino también de las diferentes oportunidades y riesgos que presentan los diferentes escenarios.

 

Al mismo tiempo, debemos ser flexibles para adaptarnos ante las nuevas circunstancias. Es de esta manera como podremos aprovechar oportunidades cuando otros sólo ven amenazas. Para ser flexibles, se hace imprescindible tener una estructura y cultura empresarial capaz de responder de manera ágil ante los cambios.

 

Tan importante es prepararse para resistir las crisis, como para salir de ellas. Hay que abordar las cuestiones apremiantes a corto plazo desde una perspectiva de crecimiento a largo plazo, buscando oportunidades estratégicas en el entorno actual.

 

En contextos de incertidumbre, los planes para la evolución y la revolución acostumbran a pasar a un segundo plano, mientras se espera a que todo vuelva a normalizarse, pero no podemos esperar a tener absoluta seguridad de que lo peor ya ha pasado. Debemos actuar rápido pese a la incertidumbre, creando una ventaja temprana, aunque sea pequeña, respecto a nuestra competencia. De este modo, durante el periodo de recuperación y crecimiento, podremos ampliarla significativamente.

 

Para poder traducir la incertidumbre en oportunidades se requiere tener una visión clara de nuestro contexto, sus retos estratégicos y elaborar un plan acorde con éstos.

 

Necesitamos reinventarnos para alinearnos con las realidades emergentes, ya que es nuestra capacidad para transformarnos y reinventarnos lo que nos ayudará a garantizar que sigamos siendo relevantes y, al mismo tiempo, abrir nuevos mercados y oportunidades.

 

En todo esto, el desafío es promover un cambio continuo sin romper lo que ya funciona bien. Es por eso por lo que la transformación debe ocurrir de manera escalonada, intentando que el cambio no sea demasiado abrupto o traumático. Y las partes interesadas deben sentir que son parte del proceso.

 

La adaptación no consiste en simplemente, decidir que a partir de ahora haremos una cosa en vez de otra. Para tener esta flexibilidad, se hace imprescindible tener una estructura y cultura empresarial capaz de responder de manera ágil ante los cambios, no temer el cuestionamiento del statu quo y fomentar la descentralización.

 

Susana Gonzalez

Observatorio amec

 


 

Programa Adaptive Industry

Para ayudar a nuestros miembros a desarrollar la capacidad de adaptabilidad, amec ha diseñado el Programa Adaptive Industry, dirigido a altos directivos de empresas industriales, para que puedan decidir y actuar con anticipación y adaptabilidad en un contexto cambiante.

 

Más información:

https://www.amec.es/es/competitividad/adaptive-industry.htm

 

© 2022 amec | Gran Via de les Corts Catalanes 684, Pral. 08010 Barcelona
  • BforPlanet.jpg
  • TheGlobalCompact.jpg
  • ITMA.jpg
  • Exportarparacrecer.jpg
  • icca.jpg
  • UNE.jpg
  • Segell Agents internacionalització compacte.png
  • Logo ACCIÓ integrat vertical CAT 004.png