Logo AMEC
Noticias
Escenarios de futuro para el conflicto en Ucrania
28 de octubre de 2022

Conforme se hace evidente que la guerra entre Rusia y Ucrania no finalizará a corto plazo, las consecuencias del conflicto están afectando las relaciones y posición estratégica de la UE, Estados Unidos, China y Rusia.

 

Fruto de la participación de amec en el seminario organizado por CIDOB este mes de octubre, compartimos con los miembros las principales conclusiones sobre la posible evolución del conflicto en Ucrania.

 

Opinión pública en Rusia

Una facción de la opinión pública en Rusia solicita al gobierno que anuncie claramente que está en una guerra abierta con Ucrania, posibilitando que se movilicen más recursos para poder ganarla. Se entiende que las movilizaciones de reservistas responden a estas demandas, con el objetivo de acallarlas. Sin embargo, empieza a surgir el conocimiento de que estos reservistas están acudiendo al frente sin la formación ni el equipamiento necesario.

 

Hay que añadir a este contexto que las recientes anexiones de las cuatro regiones ucranianas a la Federación rusa se han realizado sin dejar claro qué fronteras comprenden estos cuatro territorios, siendo evidente que Rusia no controla totalmente las regiones.

 

Papel de la Unión Europea, Estados Unidos y China

  • La Unión Europea se ha erigido como un modelo alternativo para países como Georgia, Moldavia o Ucrania. Esta idea causa un gran malestar en Rusia, por lo que la invasión rusa tiene implicaciones más allá de Ucrania, entendiéndose como una guerra contra Occidente. Por su parte, la UE no cierra la puerta a que estos países formen parte de su proyecto. Las limitaciones de la UE en este conflicto son la dependencia excesiva al paraguas de Estados Unidos y de la OTAN y las contradicciones y dudas internas a la hora de decidir cómo hacer frente a Rusia.
  • Se percibe a Estados Unidos como un ganador en este conflicto ya que está vendiendo energía a Europa a un precio alto. Además, ve como se refuerza el papel de la OTAN, adquiriendo nuevos miembros. Sin embargo, preocupan las elecciones mid-term, pues una victoria republicana y el consiguiente control de las cámaras provocaría una vuelta al America First y a dejar la invasión como un asunto secundario al que atender.
  • China, a diferencia de la UE, no necesita que éste sea un conflicto de solución rápida, ya que le beneficia que Estados Unidos esté ocupado en el conflicto mientras China sigue aumentando sus vínculos y control en la esfera internacional. Además, China no estaría a disgusto en un contexto donde Rusia quedara muy debilitada y fuese dependiente de ella tras el fin del conflicto. No obstante, debe mantiene un equilibrio difícil, pues también necesita estabilidad para seguir promoviendo su aspiración de convertirse en la primera potencia mundial.

 

Posibles escenarios de futuro

No se percibe un final a corto plazo del conflicto. Por un lado, con la contraofensiva actual de Ucrania, hay elementos objetivos para creer que Ucrania puede ganar la guerra en el campo de batalla. Esta victoria es una condición necesaria para que no se repita de nuevo esta situación en el futuro, pues pondría a Rusia frente a su situación actual e irremediablemente haría cambiar la propia percepción rusa de su estatus como potencia mundial.

 

Por el lado ruso, se está empezando a cuestionar su poder militar. El poder político ya ha quedado muy erosionado estos meses, no calibrando la posibilidad de que el conflicto se extendiese en el tiempo. Actualmente, el poder militar está en duda por la necesidad de tener que emplear drones iranies de bajo coste, por lo que se espera que las dudas sobre la estrategia militar vayan en aumento.

 

Respecto a la posibilidad del uso de armas nucleares, no se espera su uso por la dificultad de preparación para poder ser lanzadas. Sin embargo, se ha considerado más factible que se usen armas tácticas nucleares, con un impacto focalizado y más fáciles de usar.

 

Por parte europea, las sanciones promovidas por la UE están perjudicando a los propios miembros, por lo que no se descarta un cambio de estrategia si el conflicto no evoluciona. Dentro de la UE se están erigiendo distintas opiniones. Por un lado, estaría el bando atlanticista que defiende que depender de la energía de Estados Unidos es una buena solución para reducir la dependencia del gas ruso.

 

Por otro lado, existe un bando que aboga por la obtención de recursos propios estratégicos, posibilitando la apertura de múltiples oportunidades de negocio en territorio europeo. Este bando defiende que no está claro qué sucederá en Estados Unidos después de las elecciones presidenciales del 2024, ya que el retorno del discurso republicano proteccionista del America First pondría de nuevo en riesgo la seguridad energética de los países de la UE.

 


 

Ferran Sanabre Gallardo

Observatorio amec

Estudiante en prácticas del Máster Oficial de Internacionalización de la Universidad de Barcelona.

 

© 2022 amec | Gran Via de les Corts Catalanes 684, Pral. 08010 Barcelona
  • BforPlanet.jpg
  • TheGlobalCompact.jpg
  • ITMA.jpg
  • Exportarparacrecer.jpg
  • icca.jpg
  • UNE.jpg
  • Segell Agents internacionalització compacte.png
  • Logo ACCIÓ integrat vertical CAT 004.png