Blog

Transfer Pricing

Actualidad > Portada

http://www.amec.es/wp-content/uploads/2017/01/Precios.jpg

precios

Transfer Pricing: Cómo convertir una Obligación Administrativa en un Beneficio y en una herramienta de Planificación.

Como muchos de ustedes conocerán, los precios de transferencias se configuran como un conjunto de medidas antiabuso tendentes a regular cómo se han de valorar y regular las transacciones económicas cuando se dan entre partes vinculadas.

Este verano, la mayor parte de las empresas (aquéllas cuyo ejercicio fiscal está basado en el año natural) habrán tenido que completar su documentación y su análisis de los precios de transferencia respecto del ejercicio fiscal 2015, año en el que se ha modificado la normativa aplicable en España.

Así pues, los empresas contribuyentes en España tanto si son entidades españolas como sucursales o establecimientos en España de empresas extranjeras estarán sujetas a esta regulación de manera anual, por lo que deberán no solo documentar sus transacciones vinculadas (mediante el set de documentos que la norma indica en base a su tamaño, facturación, etc.,) sino también a valorar las mismas de acuerdo a lo que la normativa define como “valor de mercado”.

Después de la reforma del 2015, las obligaciones de documentación son las descritas en el cuadro que a continuación se incluye. Además, las empresas que ya disponían de documentación específica de precios de transferencia deberán de actualizar anualmente dicha documentación adaptándola no sólo a los cambios en el Grupo de empresas, ya sea jurídicos, económicos o transaccionales, sino también adaptando la documentación a los cambios fiscales que se hayan producido en la norma (de requisitos, de contenido y de forma). Esta es la regulación actual:

  1. Entidades con cifra de negocios inferior a 10 MM. En este supuesto pueden seguir preparando el documento que ya han ido confeccionando desde el 2009 o bien optar por presentar un modelo “normalizado” simplificado pero en el cual se deberá de elegir y aplicar un método de valoración de los propios de precios de transferencia (CI, TNMM, PR, etc.).
  2. Entidades entre 10 MM y 45 MM de cifra de negocio. En este caso, se podrá preparar la “Documentación especifica con contenido simplificado”; sin embargo, nótese que no aplicará la documentación simplificada en caso de intangibles, transmisiones de negocios, transmisión de inmuebles, transmisión de acciones de entidades no cotizadas o de cotizadas cuando lo estén en paraísos fiscales, etc.
  3. Entidades con cifra de negocios superior a 45 MM. En este caso se seguirá teniendo que preparar (y presentar a la AEAT cuando lo requiera) la documentación del contribuyente, más la documentación de grupo, si bien, con determinados cambios para este ejercicio fiscal 2016.
  4. Para grupos españoles con más de 750MM de facturación, se exigirá cumplimentar determinada información de las filiales denominada país por país respecto del ejercicio fiscal 2016 (también están obligadas las entidades con matriz extranjera que no acrediten que su entidad matriz última no residente lo ha preparado en base a determinadas condiciones).

 

El cumplimiento de las obligaciones de documentación es de vital importancia, pues las omisiones, los errores o la falta de documentación implican sanciones bastante elevadas.

La obligación de valoración implica que las empresas deberán contrastar si los precios aplicados en las ventas de productos y prestaciones de servicios a entidades vinculadas son aceptados dentro de los márgenes y rangos que empresas de similares sectores, magnitud y características hubieran aplicado. Aun cuando los precios aplicados estén fuera de estos rangos, las empresas todavía podrían considerar no haber infringido esta normativa si pudieran justificar que los precios aplicados se justifican con razones económicas, jurídicas o de mercado.

No obstante, habrá que estar también atentos a las novedades que se acaban de introducir en este 2016 en el ámbito europeo y de la OCDE (organismo que creó dicha normativa y la desarrolla y actualiza constantemente para sus países miembros, como lo es España) y otras novedades que previsiblemente aparecerán en los próximos meses (sobre todo a través o como consecuencia de las acciones BEPS o Base Erosion Profit Shifting, que tanto están dando que hablar al hilo de los conocidos casos Apple, Amazon, Starbucks, etc., pero ahora también recientemente Google e Ikea, entre otros).

Qué aporta el preparar y actualizar la documentación anualmente:

Defensa

Cada vez más los grupos nos trasladan su satisfacción por lo que el ejercicio de realizar este trabajo les aporta anualmente. Se ha configurado como una verdadera cuasi-auditoría fiscal e incluso en algunos casos una especie de Due-Diligence interna al poder detectar contingencias o riesgos fiscales que se estaban incurriendo (ya sea de manera voluntaria o bien de manera inconsciente) al poner en marcha nuevos servicios, lanzar nuevos productos, ajustar su modelo de financiación intragrupo, etc.

Por el mismo coste del trabajo de precios de transferencia que la norma impone realizar año a año, las empresas se pueden beneficiar de los efectos positivos del mismo, creando así sinergias en otras áreas (jurídica, financiera, contable, administrativa) no solo de la matriz española, haciendo que las indicaciones, recomendaciones y finalmente acciones y cambios se introduzcan en las filiales o sucursales extranjeras.

Además, téngase en cuenta que el trabajo de precios de transferencia permite en la mayoría de los casos ser utilizado en terceros países reduciendo los costes de preparación y cierre locales en esta materia así como permitiendo que tanto autoridades en dichos países como terceras partes afectadas (auditores locales, socio local, asesores, etc.) puedan interpretar y aceptar el enfoque y filosofía del grupo español validando sus políticas fiscales.

Es por ello que, incluso en ocasiones, diversos grupos que no lleguen a los límites cuantitativos o cualitativos en determinadas transacciones nos pidan incluir análisis y documentación de diversas operaciones que saben que tienen efectos en España o en sus filiales y tanto a efectos fiscales como a nivel modelo de negocio e incluso gestión interna con sus Management extranjero.

Planificación

Por otro lado, es en el ámbito de la planificación fiscal donde estamos viendo cada vez más cómo esta materia se convierte (como ya anunciábamos hace años) en una auténtica herramienta de planificación fiscal principalmente y, en menor medida, en el ámbito mercantil, laboral, de negocio, etc., dónde la planificación también tendrá efectos positivos.

Así pues, la flexibilidad que esta materia otorga, hace que las empresas puedan gestionar los valores, precios y magnitudes utilizadas en las transacciones tanto entre las entidades del grupo en España, como con las entidades vinculadas en el exterior.

Entre las primeras, a pesar de que el tipo impositivo es el mismo, pueden producirse determinados beneficios por la aplicación de determinados regímenes fiscales (regímenes especiales, patent box, forales, etc.).

Respecto de las transacciones con vinculadas en el exterior, la adecuada gestión de los precios de transferencia permite que manteniendo un correcto cumplimiento de la norma fiscal y mercantil en cada país donde el grupo esté asentado, se pueda optimizar la carga fiscal en cada unidad de negocio y aprovechar los incentivos que cada país pone a disposición de los grupos.

Incluso determinadas barreras en algunos países (como control de cambios, restricciones regulatorias, diferencias gravísimas en el tratamiento de determinadas transacciones) pueden solventarse acudiendo a la defensa de la rentabilidad mínima que cada estado puede esperar para cada unidad de negocio o entidad, aplicando los criterios de la OCDE en materia de precios de transferencia.

El hecho de que nuestra firma, al preparar el análisis y documentación, se le dé un enfoque global y se utilicen herramientas aceptadas en los países donde el grupo está implantado, hace que el grupo pueda planificar y optimizar su carga fiscal en los países donde está asentado (o está a punto de establecerse).

 

Negociación y Pactos con la Administración en materia de precios de transferencia

El estado español, consciente de que la planificación puede incluso ser interesante para ayudar a las empresas a seguir desarrollando su actividad en el exterior con nuevas aperturas o lanzamiento de nuevos productos o servicios, ha mejorado el régimen español de APA (acuerdos previos de valoración) e incluso introduciendo nuevos regímenes en cuanto a valoración de activos intangibles que den mayor seguridad jurídica a las empresa. Usemos pues estas herramientas.

En ese sentido, mención especial merece ya los beneficios que en cuanto optimización fiscal puede implicar las sinergias entre el APA y la utilización del “Intangible Pool” a través de la solicitud a la Administración de la valoración de gastos correspondientes a proyectos de investigación científica e innovación tecnológica o de calificación y valoración de rentas procedentes de determinados activos intangibles dentro de un proceso de “IP” que nuestra firma ayuda a poner en marcha a nuestros clientes. Esta medida será tratada con más detalle en próximas ediciones de la presente Revista si bien es interesante que antes del 31 de diciembre del presente ejercicio se puedan poner en marcha medidas tendentes a su utilización.

Por todo lo descrito anteriormente, queda patente que la idea de los precios de transferencia como carga administrativa ha quedado atrás configurándose como un motor de planificación fiscal sobre todo a nivel internacional al tiempo que permite no solo detectar ineficiencias sino poder actual cada año introduciendo mejoras para obtener beneficios derivados de dicha internacionalización.

El área de fiscalidad internacional y precios de transferencia de Grant Thornton cuenta con un especializado equipo de abogados, economistas y asesores fiscales en cada una de las oficinas descritas bajo donde presta servicios de planificación y optimización en materia de precios de transferencia desde hace años aprovechando no solo las herramientas y bases de datos globales y sus contactos y apoyo en equipos especializados en esta materia en más de 110 países sino además conjugándolo con la experiencia de más de 20 años en materia de fiscalidad internacional (parte de ella desarrollada en el exterior) a la hora de que todos los ángulos de un proceso de planificación internacional estén perfectamente engranados permitiendo obtener a las empresas los beneficios esperados.

 

Juan Martínez
Socio – Responsable de Precios de Transferencia y Fiscalidad en Grant Thornton
partner de amec

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR